El origen de los nombres

El nombre que cada uno tenemos es algo que nos define, nos acompaña desde nuestro nacimiento, nos personaliza y nos diferencia de los demás.

Es único cuando se dirige a ti y te evoca cuando no estás.

Todos irremediable e inconscientemente asociamos nombres a sensaciones y emociones. Si alguien nos cae mal, su nombre seguramente no nos gustará porque lo hemos relacionado con una personalidad que nos desagrada. En cambio, si alguien nos cae bien o le queremos, su nombre evocará rasgos positivos y probablemente será alguno de nuestros nombres favoritos.

el-origen-de-los-nombres

Historia sobre el origen de los nombres

Resulta muy curioso el hecho de que a lo largo de la historia de la humanidad y en las diferentes culturas, los motivos para elegir qué nombre poner a los bebés y los rituales para imponérselo sean y hayan sido tan distintos.

Los nombres más usados en Europa actualmente tienen sus raíces en las múltiples culturas que han ido poblando nuestras tierras.

Hay cuatro culturas principales de la que surgieron, con variaciones, los nombres actuales:   griega, hebrea, romana (latín) y de países nórdicos.

letras griegas

Letras griegas

Nombres griegos

Una de las culturas antiguas más influyentes fue la griega que, en general no daba puntada sin hilo y por tanto, buscaba nombres con motivo y razón de ser. Los griegos se inspiraban, además de en los nombres de su propia mitología y dioses, en palabras que aludían a cualidades, características y virtudes que esperaban que tuviera la persona que portaba ese nombre.

En la antigua Grecia, usaban como apellido el lugar de procedencia por ejemplo: Pitágoras de Samos o Hipócrates de Cos.

Algunos de los nombres de origen griego son: Andrés que significa viril, Agnes que ha derivado en Inés, Alicia, etc.

texto hebreo

Texto hebreo

Nombres hebreos

Los hebreos crearon nombres principalmente referidos a la divinidad. Además de todos los nombre relacionados con Yahveh (el nombre que dan a Dios) aportaron multitud de nombres que seguimos usando en la actualidad el antiguo testamento de la Biblia.

Algunos ejemplos de nombre de origen hebreo son: Ana, Daniel.

números romanos

Números romanos

Nombres romanos

Los romanos fueron una cultura muy práctica y además de recoger todas las tradiciones anteriores y hacerlas suya, añadieron al abanico de los nombres denominaciones prácticas. Por ejemplo establecieron como posibilidad nombrar a los hijos por el número en el orden de nacimiento: primo, secundario, tercio, quartus, quintus… etc. Además de esto, empezaron a usar nombres de los objetos comunes, árboles, plantes o lugares geográficos como nombres propios.

Los romanos establecieron el predecesor de apellido actual nombrando a la familia de la que procedía alguien además del nombre propio de esa persona.

Nombres de origen nórdico

En las culturas nórdicas, habitualmente en guerra con las culturas del sur, se usaba como nombres propios nombres de cualidades guerreras y atléticas y los nombres de sus dioses.

Un ejemplo sería Igor, que significa heroe.

 

Curiosidades sobre los nombres

  • La letra más frecuente en los nombre es la “A” porque es la más fácil de pronunciar, basta abrir la boca y echar aire y sale la “A”.
  • Existen culturas en las que, a los 9 o 10 días de nacer la criatura y para asignarle su nombre lo dejan en el suelo y al recogerle, le dan el nombre.
  •  En otras culturas las personas tienen dos nombres. Uno de ellos se mantiene en secreto hasta que alcanzan la madurez personal, cuando es revelado.
  • Existen culturas en áfrica, por ejemplo Uganda, en que los padres imponen al bebé tanto el nombre como el apellido. El apellido suele aludir a situaciones familiares que se están viviendo o cualidades que quieren resaltar.  Así los hermanos resultan con apellidos diferentes, lo que dificulta a veces la identificación personal.
  • La numerología se aplica frecuentemente a los nombres y, tras aplicar a cada nombre un método que asimilar letras a números, se le asigna un número. Se supone que ese número permite caracterizar ciertos rasgos de su personalidad.

¿Conoces alguna otra curiosidad sobre el origen de los nombre? ¡Cuéntanos!