Nombres de niños cortos

La decisión de poner el nombre al recién nacido es, para algunos padres, un gran dilema ya que existen infinidad de nombres y resulta difícil decantarse por uno. Algunos eligen nombres modernos. Otros actuales o de moda. Los hay que prefieren los tradicionales de toda la vida, incluso los compuestos.

nombres-de-ninhos-cortos

Pero hay una tendencia, desde hace unos años, que está cobrando fuerza entre los padres y madres de buscar nombres cortos para sus hijos.
La decisión de elegir un nombre corto para el bebé es una buena opción, ya que resultan nombres fáciles de recordar, refuerzan la personalidad del niño y son contundentes.
A la hora de elegir un nombre se debe de ser muy cuidadoso. El nombre va a ser una “etiqueta” que va a acompañar a la persona durante toda su vida y un nombre que actualmente esté de moda puede que en 20 años suene realmente mal.
También debemos de tener presente que un nombre puede resultar absolutamente encantador para un bebé, pero que de adulto puede sonar realmente ridículo.
Otro dato a destacar son los apellidos. Si el primer apellido es largo, compuesto o complicado, puede resultar ideal elegir un nombre corto.

Ventajas de poner un nombre corto a nuestro bebé

La elección de un nombre corto, tal como hemos comentado antes, tiene algunas ventajas:

http://1.bp.blogspot.com/-gr8yDu4GL2w/Uqe9qBXVlwI/AAAAAAAABwM/2IsvaVBDHLc/s1600/Bebe.jpg

  1. Resultan fáciles de recordar: el niño/a cuando sea adulto y se presente, en actos sociales o laborales, verá como recuerdan su nombre y su autoestima se verá reforzada y mejorará su confianza. Un nombre corto, como por ejemplo Iker, es siempre mucho más fácil de recordar que uno largo o compuesto, como por ejemplo María de las Mercedes.
  2. Refuerzan la personalidad: tal como hemos descrito en el punto anterior, un nombre corto siempre refuerza la autoestima y confianza del individuo ya que es recordado con más facilidad por su círculo social.
  3. Hay estudios que dicen que las personas con nombres cortos y más fáciles de pronunciar se perciben como personas más familiares, menos peligrosas y más dignas de confianza.

Resumiendo… actualmente existe la tendencia de poner nombres cortos a los bebés. Esta tendencia tiene un lado muy positivo, tal como hemos descrito anteriormente, a nivel psicológico. Pero como todo en la vida, siempre es una decisión muy personal. Deberíamos de intentar extraernos de nuestro “egoísmo” (como por ejemplo: a mi me encantaría que mi hijo se llame como yo) y elegir el nombre en base a otras variables.