Nombres de bebés que son prohibidos en varios países

Aunque por lo general se piensa que los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos, incluyendo el nombre que les dan al nacer, la experiencia ha demostrado que los caprichos, la falta de sentido común o un sentido del humor algo raro pueden afectar a la vidas de los niños de un modo más intenso del que creemos.

Estamos seguros de que has escuchado hablar acerca de nombres excéntricos con los que muchas personas deben cargar a lo largo de su vida gracias a unos padres inconscientes o egoístas. Este es el motivo por el que varios países del mundo han decidido elaborar listas de nombres prohibidos en aras de proteger la dignidad de los niños. A veces,  el querer ser originales puede jugar malas pasadas precisamente a quien menos culpa tiene.

nombres_prohibidos

Nombres prohibidos en México

En México hay más de 60 nombres prohibidos, en especial aquellos que resultan peyorativos o malsonantes como Escroto, Cesárea o Fulanito. Tampoco se permiten aquellos nombres que, en combinación con otros o con los propios apellidos, puedan formar expresiones desagradables o chistosas como Aitor Tilla o Jorge Nitales.

Los anglicismos como Usnavi (por U.S. Navy) o aquellos relacionados con la tecnología como Amazon o Facebook también están vetados así como todos aquellos que procedan de cine o la televisión como Batman, Harry Potter o Terminator.

Nombres prohibidos en Alemania

Al igual que en otros países, están prohibidos los nombres con género neutro que puedan llevar a confusión. No se pueden escoger nombres de productos ni objetos ni tampoco usar apellidos como nombres, del mismo modo que ocurre en Dinamarca.

Los nombres que puedan resultar controvertidos como Osama Bin Laden o Adolf Hitler también están prohibidos.

Nombres prohibidos en Arabia Saudí

Araba Saudí tiene un listado de 50 nombres prohibidos entre los que se encuentran algunos como Maya o Alice. Como curiosidad, también está prohibido el nombre Abdul Nasser ya que es como se llamaba el gobernante egipcio de la Guerra Fría.

nombres_prohibidos_para_niños

Nombres prohibidos en Dinamarca

El asunto de los nombres funciona al revés en Dinamarca: en lugar de existir una lista de nombres prohibidos, existe un listado con 7.000 nombres preaprobados y si unos padres quieren escoger uno que se encuentre entre ellos, deberán pedir un permiso especial a la Universidad de Copenhague y el Ministerio de Asuntos Eclesiásticos. Cada año se rechazan más de 200 nombres.

Por lo general suelen considerar los nombres étnicos, la ortografía diferente o los apellidos compuestos. Sin embargo, todo aquello que represente un insulto o nombres de objetos será rechazado de pleno. Además, tampoco se pueden utilizar los nombres que tengan género neutro, es decir, aquellos que pueden valer para niño o para niña.

Nombres prohibidos en España

El Registro Civil pone varios límites a la libertad de elegir nombre para los hijos. No se pueden escoger nombres que perjudiquen a la persona ni los que contribuyan a confundir la identificación de la misma. Tampoco se pueden poner más de dos nombres compuestos ni más de dos nombres simples. No es posible usar diminutivos que no hayan alcanzado entidad propia ni nombres unisex. Por último, no se pueden escoger nombres que, en conjunto con el apellido, den como resultado una combinación ofensiva, ridícula o peyorativa.

Nombres prohibidos en Islandia

La normativa respecto a los nombres de bebés en Islandia se concentra básicamente en la corrección lingüística, es decir, que no se permite ningún nombre que no se corresponda con la gramática y la ortografía del país. Teniendo en cuenta que en islandés no existen las letras W, Q y C ya tenemos unos cuantos nombres habituales que no están permitidos. Además, las terminaciones de los nombres también se tienen que ajustar a las normas gramaticales de Islandia.

nombres_prohibidos_en_el_mundo

Nombres prohibidos en Malasia

Desde hace 15 años está prohibido cualquier nombre que contradiga las creencias religiosas del país. Además, se incluyen nombres como «Serpiente», «Loco» o «Joroba». Además, se prohibe cualquier nombre que sea un insulto, que denomine a un plato de comida o a algún animal. Tampoco se pueden poner los nombres que ya lleven los miembros de la realeza malaya.

Nombres prohibidos en Nueva Zelanda

Este país está lleno de padres empeñados en poner nombres raros a sus hijos y por ello se ha hecho necesaria la elaboración de una lista de nombres prohibidos para evitar estas situaciones. Algunos de estos nombres son Fish and Chips, Anal, Full Stop, Sex Fruit, Lucifer o 4Real. ¿Qué te parece?

Nombres prohibidos en Noruega

En este país nórdico destaca una norma muy concreta respecto a los nombres de los bebés y es que no se puede utilizar ninguno que ya figure como apellido en el Registro de Población. De esta forma, evitan que una misma palabra pueda servir como nombre o apellido y que, en algún momento, puedan coincidir en una persona, por ejemplo llamarse Olsen de nombre y Olsen de apellido.

nombres_prohibidos_por_paises

Nombre prohibidos en Portugal

En el país vecino son bastante estrictos con este asunto; de hecho, tienen un documento de más de 80 páginas que contiene un extenso listado de nombres prohibidos. Entre ellos se encuentran nombres relacionados con artistas, como Nirvana o Rihanna así como nombre extranjeros (Jimmy) o palabras en otros idiomas (Sayonara). En el caso de querer ponerle a un hijo un nombre en otro idioma hay que traducirlo al portugués de forma obligatoria.

Las tradiciones portuguesas o las cuestiones relacionadas con el género tampoco se pueden tomar como nombre para un bebé.

Nombres prohibidos en Suecia

Cualquier nombre que resulte ofensivo está prohibido en Suecia así como los que puedan ser incómodos hacia quien tiene el nombre o hacia quienes le rodean. Además, la lista de nombres prohibidos incluyen Metallica, Elvis o Ikea.

Como ves, las normas de los países que hemos puesto como ejemplo son bastante lógicas y tienen como objetivo evitar que una persona lo pase mal el resto de su vida debido a su nombre. Siempre que tengamos sentido común a la hora de elegir el nombre de nuestro bebé no tenemos que temer que, a la hora de registrarlo, sea rechazado.